Un software basado en Inteligencia Artificial puede predecir las posibilidades de una persona de morir dentro de un año observando los resultados de las pruebas cardíacas, incluso cuando los médicos los consideran normales. ¿Cómo lo hace? Es un misterio.

Nuevos hitos en el campo de la IA: en Pensilvania un software de Inteligencia Artificial se dedicó a examinar 1,77 millones de resultados de electrocardiogramas (ECG) de casi 400.000 personas para predecir quién tenía un mayor riesgo de morir en el próximo año. Y sus resultados mostraron una sorprendente precisión.

La prueba fue encargada por el proveedor de atención médica Geisinger. El equipo entrenó dos versiones de la IA: en una, al algoritmo solamente se le dieron los datos crudos de ECG, que miden la actividad eléctrica del corazón -un patrón que cambia cuando una persona experimenta afecciones cardíacas como infartos o fibrilación auricular-. En la otra versión, la IA se alimentó con datos de ECG en combinación con la edad y el sexo del paciente.

Los resultados fueron tan buenos que incluso atemorizaron a los propios médicos. El modelo de IA se reveló mejor y más preciso que los métodos existentes al distinguir entre pacientes que morirían dentro de un año y aquellos que sobrevivieron. Además, incluso detectó problemas cardíacos en pacientes que los cardiólogos no habían podido detectar.

Lee más: Inteligencia Artificial en la salud: mejores avances de los últimos tiempos

El rendimiento del algoritmo se evaluó utilizando una métrica conocida como AUC, que mide lo bien que distingue un modelo entre dos grupos de personas, en este caso, pacientes que murieron dentro de un año y aquellos que sobrevivieron. La IA constantemente obtuvo un puntaje superior a 0,85, donde un puntaje perfecto es 1 y un puntaje de 0,5 indica que no hay distinción entre los dos grupos.

Ese hallazgo sugiere que el modelo está viendo cosas que los humanos probablemente no pueden ver, o al menos que simplemente ignoramos y pensamos que son normales”, agregó Brandon Fornwalt, investigador principal del estudio en Geisinger. “La IA puede potencialmente enseñarnos cosas que tal vez hemos estado malinterpretando durante décadas”.

Este no ha sido el último intento reciente de aprovechar el poder del aprendizaje automático para predecir la muerte. El año pasado, los investigadores de Google en Mountain View crearon un modelo predictivo empleando registros electrónicos de salud para predecir la duración de la estadía y el tiempo de alta del paciente, así como el momento de la muerte.

Los modelos predictivos de IA también se han utilizado para diagnosticar enfermedades cardíacas, migrañas o diversos tipos de cáncer, en algunos casos con mayor precisión que los médicos humanos.