Microsoft no quiere que te eches con Windows 11: así es como evita que vuelvas a Windows 10

30/11/2021
Artículo original

Esto no es nada nievo, pero ahora que Windows 11 ha salido a la luz y ha empezado a llegar a millones de clientes en todo el mundo, pensamos que lo mejor era recordaros que tenéis muy poco tiempo para pensaros si W11 os gusta más que W10.

Como es habitual entre sistemas operativos de Microsoft, los clientes pueden decidir volver al antiguo OS una vez han actualizado, ya sea porque no les gusta el nuevo, porque no están satisfechos con la nueva interfaz o porque, sencillamente, prefieren los sistemas con olor a clásico.

Lo que sí es nuevo es el tiempo que tenemos para echarnos a atrás: tan sólo 10 días.

Los que actualizaron desde Windows 7 u 8.1 a Windows 10 hace ya 7 años tenían 30 días de gracia para probar el sistema operativo y volver a la versión anterior si no acaban de sentirse cómodos con el nuevo sistema.

En otras palabras, Microsoft ha reducido el período de gracia de reversión de 30 días con Windows 10, a sólo 10 días con Windows 11.

Una vez transcurrido ese tiempo, cuando te dirijas a la pantalla de opciones de Recuperación (búscala en Configuración), la opción de Volver al anterior OS estará en gris. Y la única manera de volver a Windows 10 en ese momento es reinstalar completamente el sistema operativo en el PC.

El problema obvio aquí es que al reducir el período de vuelta atrás, aquellas personas que actualizan a Windows 11 y estaban contentas en un primer momento pueden luego arrepentirse al encontrarse bugs y otros errores graves. Y, para cuando se den cuenta, es muy posible que ya no pueden hacer nada. 

Por lo tanto, si estás nervioso por la migración a Windows 11 y ese cortísimo periodo de tiempo de prueba, lo que puedes hacer es una imagen de seguridad de tu instalación de Windows 10 antes de actualizar.