Conseguir una PlayStation 5 y una Xbox Series X podría seguir siendo misión imposible hasta 2023

30/11/2021
Artículo original

Hasta la fecha, ni Sony ni Microsoft han conseguido los chips necesarios para cubrir la creciente demanda de sus consolas de nueva generación, y, de acuerdo con la empresa encargada de revertir la situación, el problema para conseguir una PS5 o una Xbox Series X va a seguir ahí; al menos hasta mediados de 2022 o principios de 2023. Así lo ha afirmado en una reciente entrevista Mark Papermaster, director de tecnología del fabricante AMD. «En nuestros mercados, vemos una disminución de la oferta en la segunda mitad de 2022 hasta 2023. Es entonces cuando estamos proyectando la normalidad del equilibrio de la oferta y la demanda», ha afirmado el ejecutivo, en concreto, al 'Hindu Bussiness Line'. El pronóstico del director de tecnología de AMD, empresa que, además, es la encargada de fabricar parte del hardware que emplean los dos sistemas, se mueve en línea con los plazos que han comunicado otras empresas similares recientemente. Pat Gelsinger, director ejecutivo de Intel, afirmó hace unas semanas en entrevista con 'CNBC', que la escasez remitirá gradualmente durante el año que viene; sin embargo, no es previsible que se alcance el equilibrio entre oferta y demanda hasta 2023. Esto implica que, sobre el papel, la falta de 'gadgets', y, en concreto, consolas, no va a desaparecer en el medio plazo. Sea como fuere, la escasez de componentes ha impedido que la actual generación de consolas se haya convertido en una realidad para la mayoría de usuarios. Hasta la fecha, Sony y Microsoft han conseguido vender unos 20 millones de máquinas en total. Una cifra muy inferior, de seguro, de la que podrían haber conseguido en caso de que no hubiese habido escasez de chips semiconductores.